Pensó que no le había bajado al excusado, pero cobro vida!

El pasado martes el menor Isac Mcfadden ingresó al baño y luego de hacer sus necesidades vio a un serpiente cascabel. De inmediato salió corriendo para avisar a sus padres.

Cassie Mcfadden, la madre de la familia, con ayuda de sus hijos logró matar al peligroso animal. Luego el padre no se quedó tranquilo y decidió averiguar cómo este había llegado hasta ese lugar.


Salió en busca de la compañía especializada “Big Country Snake Removal” para que revisara toda la vivienda y descubrieran por fin qué había pasado. Lo que no esperaban era la tremenda sorpresa.

Uno de los técnicos llamado Nathan Hawkins encontró 23 serpientes más en el bodega (cinco adultos y cinco bebés) y otras cinco debajo de la casa. Sumado a la del inodoro en total fueron 29.

Es decir en el interior había un nido de serpientes.

Preocupados por esta situación, la familia compartió esta semana un post en Facebook para alertar a sus vecinos del peligro.

“En realidad es bastante simple: las serpientes de cascabel son muy secretas y pueden ser muy crípticas, y dependen en gran medida de su camuflaje… Sólo porque no las veas no significa que no están allí”, escribieron en Facebook.

historia completa en: https://www.facebook.com/Bigcountrysnakes/posts/1292571407473698

Comentarios de Facebook