Pollos contra pillos

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Las condiciones políticas de Veracruz tienen sus causas y efectos en la economía. Y Javier Duarte y sus cómplices se encargaron de desaparecerla en la entidad.

La única manera de escapar de la mala fama de algunos partidos, entre los que se encuentra el PRI, es designando con imparcialidad y certeza las candidaturas para las 212 presidencias municipales que están en juego, para que sus cuadros vayan más allá de los límites de su partido.

Es decir, es necesario que la raigambre de los líderes regionales sea real en cada municipio para que pueda cada uno de ellos rebasar la mala fama de sus organizaciones políticas y equilibrar con su trabajo previo, el desprestigio del partido que los postula.

Porque en política no hay víctima inocente dentro del estado de Veracruz, en este momento. El silencio hace cómplices. Incluso la omisión es parte de la complicidad. Hay quienes en Veracruz se preguntan que de qué se les acusa si ellos no hicieron nada. Precisamente de eso se les responsabiliza: de no haber hecho nada para detener la ola de latrocinios que encabezó Javier Duarte.

De ahí que los hombres y mujeres que sean candidatos, de todos los partidos políticos deben ser seleccionados en congruencia con su honestidad y de acuerdo a su trabajo político previo. En la entidad hay muchos intereses por acaparar los 212 municipios veracruzanos.

Los municipios de Veracruz son codiciados no sólo por instancias políticas sino delictivas, incluso fuera de los partidos políticos. Porque fuera de los partidos políticos hay también delincuentes con intereses por gobernar el mayor número de municipios por donde pueden crearse rutas de productos ilícitos. La gran ventaja de Veracruz es que cuenta con 750 kilómetros de litoral, y una vez que la frontera norte pudiera estar cerrada por la construcción del muro de Donald Trump, la alternativa del mar se convierte en una opción que seguramente tendrá un intenso tráfico de drogas, armas, personas, migrantes, medicamentos, etc.

Otro de los espacios codiciados por el crimen organizado son los gasoductos, que atraviesan buena parte del territorio veracruzano y se convierten en un botín millonario a la hora de ordeñarlos y venderlos en gasolinerías de su propiedad. De ahí el interés de convertirse en presidentes municipales de los lugares donde el tendido de esos ductos representa una gran cantidad de dinero.

Por eso cada presidencia municipal no sólo estará peleada por partidos políticos, sino por intereses extrapolíticos, donde los principales beneficiarios serían los delincuentes.

En el caso del PRI, se disputan las candidaturas diferentes grupos, como si el partido estuviera en su mejor momento. Desde el Poder Legislativo, los que fueron cómplices, tapadera o simplemente ayudaron a Duarte por omisión gozan de fuero y quieren seguir influyendo en la designación de las candidaturas de su partido a las alcaldías para que se les garantice la impunidad y puedan seguir medrando del presupuesto y robando a los veracruzanos.

Tal es el caso de uno de los más cercanos colaboradores de Javier Duarte, Alberto Silva Ramos, quien sigue pagando espacios en los medios para desprestigiar a todo aquel que no pertenece a su grupo de delincuentes, pero sobre todo al actual presidente estatal de PRI, Renato Alarcón Guevara, quien surgido de las bases del partido quiere hacer un papel responsable pero las presiones de los nostálgicos del poder quieren impedírselo a golpe de periodicazos.

Quieren controlar el partido, adueñarse de él, y tomarlo como trampolín para ellos mismos. Ahí está reflejada la intención para poder postular a su candidato a la gubernatura, e influir en el de la propia Presidencia de la República, es por esta razón que un militante que carece de intereses personales en la postulación de candidatos a las presidencias municipales les estorba.

Una prueba fehaciente de este proyecto es la repentina renuncia de Fidel Herrera, al cargo de cónsul en Barcelona. Llegó al país para impulsar la candidatura de su hijo Javier Herrera Borunda, a una senaduría a través del Partido Verde y conducirlo a la gubernatura de 2024. Tomó de pretexto algunas acusaciones sobre medicamentos alterados para instalarse de nuevo en el negocio familiar que le representa la práctica política.

Entre los otros legisladores empecinados en el retroceso contra Veracruz y los veracruzanos están Erick Lagos Hernández, Jorge Carvallo Delfín, Adolfo Mota Hernández, entre otros que tienen en el fuero su pasaporte a la impunidad, pensando además que nadie se ha dado cuenta de su responsabilidad en el gran fraude de Javier Duarte al estado.

En el caso de la capital del estado, el PRI tiene una gran responsabilidad ya que es el espacio donde podrá reconstruirse frente a un gobierno de partido diferente, de ahí que José Luis Santiago López, activo muy importante del PRI, se convierte en la mejor opción. Dentro y fuera del partido se le reconoce trayectoria, trabajo político y social, ya que cuenta con una estrategia real en todo el estado de Veracruz, que, como presidente del Instituto Político Empresarial, ha hecho valer su liderazgo, donde en la pasada elección de diputados y del gobernador junto con sus operadores logró más de cien mil votos reales, a pesar de la animadversión contra el PRI en ese momento.

A José Luis Santiago se le reconoce su trabajo realizado por más de 25 años, y considera que encabezar el destino de los xalapeños es el sueño de su vida.

Fue presidente del Club Rotario de Xalapa. Introdujo el agua potable y erigió una primara, en una de las colonias más apartadas de esa ciudad. Realizó también en esa responsabilidad. una intensa campaña de vacunación contra la polio.

Presidió la Cámara de Comercio de Xalapa, desde donde emprendió una batalla desigual contra Telmex, por considerar que el cobro por servicio medido era arbitrario.

También debe tomarse en cuenta su paso como secretario de Acción Social en el PRI estatal, ahí realizó más de 50 ferias de la Salud, con un grupo de 20 médicos especialistas dando consulta gratis a personas de escasos recursos.

En la administración pública estatal ha sido Director General de Competitividad Empresarial, durante seis años, desde donde dio un gran impulso a las MIPYMES, llevando a los productores y artesanos veracruzanos a ferias y exposiciones a nivel estatal, nacional e internacional.

Sin ser autoridad, Santiago López, empresario connotado, ha realizado una gran labor social, junto con su esposa, como es el programa del Polloton, mediante el cual durante 20 años han regalado más de 300 mil pollos a igual número de familias en 100 colonias de Xalapa, en favor de los más necesitados, por eso considera que es un programa digno de ser imitado en todo el estado.

Es así como con trabajo diario, coordinado y concreto en favor de los veracruzanos puede llegarse a mejores niveles de gobierno. Mientras los pillos de Duarte quieren imponer a sus candidatos por la fuerza, en Xalapa se gana la simpatía de la población con pollos… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad

Comentarios de Facebook