Pages Navigation Menu

Puta

Puta

Esta palabra, equivalente en español, gallego, catalán y portugués, se repite con ligeras variantes en otras lenguas nacionales latinas -putain en francés, puttana en italiano-, aunque no en rumano (curva).

El origen considerado más probable es el bajo latín italiano putto (muchacha o muchacho), proveniente del latín clásico putus (niña o niño). En el portugués de Portugal (no en el de Brasil), puto mantiene hasta hoy el significado de ‘muchacho’, sin connotación sexual alguna, mientras que en muchos país hispanoamericanos esta forma masculina se aplica despectivamente a los hombres homosexuales.

Otros etimólogos, como Förster, Gamillscheg y Bloch, citados por Corominas, apuntan al latín putida, femenino de putidus (hediondo), como alusión a las prostitutas sucias y malolientes. Ver también prostituta y ramera.

En algunos lugares de España surgió en el siglo xv la exclamación ¡pucha!, como manera rehuir el uso de una palabra considerada muy malsonante, y en algunos autores, como Lucas Fernández y Lope de Vega, aparece la expresión hi de pucha, forma mitigada del hideputa pronunciado por el Lazarillo de Tormes.