Según INEGI, el color de piel influye en empleo y salario

El color de la piel en la población adulta es un determinante del bienestar y la posición social que alcanzan las personas en México.

De acuerdo con los resultados del primer Módulo de Movilidad Social Intergeneracional, levantado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a color más claro de piel, más oportunidades para tener empleos mejor remunerados y mejores puestos directivos.

A color más oscuro de piel, menos remuneración y menos oportunidades de alcanzar cargos denominados por Inegi como “directivos, jefes o profesionistas”.

Es decir, en México se dan cargos de mejor calidad a empleados, más por su color de piel que por sus conocimientos. No obstante, el sector indígena mostró haber mejorado económicamente en comparación con sus generaciones anteriores.

Otro dato importante es que en las personas que se definieron en tonos de piel más oscuro, 15.5% de ellos se encontró sin escolaridad y con al menos la primaria completada, que es donde se presenta el mayor rezago educativo.

En cambio, ese mismo porcentaje bajó en promedio a 6.5% entre las personas de los cuatro grupos poblacionales con piel más clara, denotando menos rezago educativo en este grupo.




Por el contrario, las personas que se autorreportaron con tonalidades de piel más claras, tienen porcentajes más altos en cuanto a nivel educativo, que en promedio fue de 21.5%, en tanto que en los cuatro grupos con tonalidades más oscuras, este porcentaje en promedio bajó a 9.9 por ciento, según cifras del Instituto.

El Inegi explicó que para describir las tonalidades de la piel en el Módulo, se usó una escala cromática, la cual se retomó de la utilizada por el Proyecto sobre Etnicidad y Raza en América Latina, un proyecto llevado a cabo por la Universidad de Princeton, Estados Unidos, y que en México contó con la colaboración del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Refirió que la escala cromática utilizada incluyó 11 tonalidades de piel, siendo “A” el más oscuro y “K” el más blanco, con el propósito de que el propio entrevistado (a) identificara su color de piel, y de ahí realizó su clasificación.

Ocupación

Los datos del Inegi también midieron que en términos de ocupación, se observan diferencias entre los grupos por color de piel.

Mientras que en los grupos con piel más oscura el 13.9% llegó a estar dentro de posiciones de directores, jefes, profesionistas y técnicos, este porcentaje se elevó a 27.1% entre los grupos poblacionales con piel más clara.

También, otra diferencia consistió en quienes se dedican a labores de artesanía y labores elementales, en el cual 24.8% la población en los cuatro grupos con tez más oscura se dedica a ellas, en tanto que dicho porcentaje es menor en 6.3 puntos porcentuales entre los cuatro grupos con piel más oscura.

En términos de movilidad social, el Inegi refiere que asuntos étnico-raciales son importantes dado su relación con el grado de desigualdad y discriminación en una sociedad.

“Estos fungen como detonantes en la medición acerca de las diferencias de acceso a oportunidades experimentadas por las personas, y si estas condiciones perpetúan las barreras sociales que condicionan el poder lograr o no movimientos ascendentes en su nivel de riqueza y bienestar”, concluyó.

Padres, guía del éxito laboral

El bienestar y la posición social de los adultos en México está determinado por el desarrollo socioeconómico que tuvieron sus padres o proveedores económicos en el pasado.

De acuerdo con el primer Módulo de Movilidad Social Intergeneracional presentado por el Inegi, 72.5% de las personas entre 25 y 64 años en el país alcanzó la universidad o más en los casos en el que sus padres también lograron dichos niveles de estudios. Este porcentaje va disminuyendo en la medida en que sus proveedores tuvieron menor escolaridad, llegando al 4.5% del total para las personas cuyos tutores no tuvieron escolaridad.

También destaca que 63 por ciento de las personas entre 25 y 64 alcanzaron la universidad si sus padres fueron funcionarios, directores o jefes en una organización, porcentaje que también decrece en la medida en que sus padres se desempeñaron en posiciones menos calificadas.

fuente: INEGI

 

Comentarios de Facebook